ejemplos-cláusulas-suelo_En este post, desde JUVIAM queremos ayudaros a detectar cláusulas suelo con algunos ejemplos reales.

Algunos ejemplos de cláusula suelo:

Ejemplo 1.- Caixa d’estalvis del Penedes, ahora Banco Sabadell:

Tipo variable previsto: E + 1,9%. Cláusula suelo: “el tipo de interés nominal anual aplicable al préstamo en ningún caso podrá ser inferior al TRES por ciento ni superior al DIECINUEVE por ciento, tipos estos que tendrán la consideración de tipo mínimo y máximo respectivamente”.

Es decir, siempre que esté el Euribor por debajo del 1,1%, esta persona pagará más de lo que le correspondería.

Ejemplo 2.- Banco Popular Español

Tipo variable previsto: E + 1,25%. Cláusula suelo: “no obstante lo previsto en los apartados anteriores, se acuerda y pacta expresamente por ambas partes, que el tipo de interés anual mínimo aplicable en el contrato será de CUATRO CON SETENTA Y CIENTO POR CIENTO”.

Es decir, siempre que esté el Euribor por debajo del 3,5%, esta persona pagará más de lo que le correspondería.

Ejemplo 3.- Caja General de Ahorros de Granada, ahora Banco Sabadell

Tipo variable previsto: E + 1%. Cláusula suelo: “en cualquier caso, la Caja tendrá derecho a exigir y la parte prestataria vendrá obligada a satisfacer intereses, como mínimo, al tipo del 3,75 por ciento nominal anual y como máximo al tipo de 14 por ciento nominal anual, cualquiera que sea la variación que se produzca”.

Es decir, siempre que esté el Euribor por debajo del 2,75%, esta persona pagará más de lo que le correspondería.

Ejemplo 4.- Unicaja

Tipo variable previsto: E + 1,30%. Cláusula suelo: “en ningún caso, el tipo de interés aplicable al prestatario será inferior al 3,50 por ciento nominal anual”.

Es decir, siempre que esté el Euribor por debajo del 2,20%, esta persona pagará más de lo que le correspondería.

Aunque se ha hablado mucho de estas cláusulas y su problemática, os recordamos que una cláusula suelo es toda aquellas cláusula que limita, por abajo, la variación del tipo de interés en un préstamo. De nuestra experiencia práctica, os podemos contar que varían entre el 2,5% y el 6,15%, dependiendo de la entidad financiera, la cantidad solicitada, el plazo de amortización del préstamo, el perfil del contratante, si existe aval o no, etc.

El 9 de Mayo 2013 fue una fecha clave para todos los afectados, y también para las entidades financieras, ya que el Tribunal Supremo estableció los requisitos por los que este tipo de cláusulas pueden considerarse abusivas. El lado negativo de esta sentencia para el consumidor fue que, aun considerando abusivas estas cláusulas siempre y cuando no pasaran los filtros de transparencia e información correctamente suministrada al consumidor, el Tribunal no consideró oportuno que las entidades financieras devolvieran las cantidades cobradas de más a sus clientes. Desde entonces, durante estos casi 2 años, nuestros tribunales de 1ª instancia y Audiencias Provinciales han adoptado criterios dispares, existiendo dos corrientes claras: la que sigue a pies juntillas la jurisprudencia del Supremo y la que, haciendo una interpretación más laxa de la sentencia, sí está fallando a favor de devolver estas cantidades al consumidor, haciendo realmente efectiva así la nulidad de la cláusula abusiva.

En fecha muy reciente, el pasado 26 de Febrero, desde la Sala de Prensa del Tribunal Supremo, se hacía pública la siguiente nota de prensa:

La Sala Primera del Tribunal Supremo, reunida en Pleno, ha acordado desestimar un recurso de CAJASUR que pretendía que se rectificara la doctrina de la propia Sala sobre nulidad de las cláusulas suelo por abusivas. En otro recurso, en este caso interpuesto por el BBVA, el Pleno también ha reiterado su doctrina, matizando, no obstante, que el efecto restitutorio de las cantidades ya pagadas en virtud de cláusulas suelo declaradas nulas por falta de transparencia se producirá desde la fecha de la publicación de la sentencia de la propia Sala, de 9 de mayo de 2013. Las dos sentencias se darán a conocer cuando estén redactadas y firmadas.

Esta posición, si bien no es del todo satisfactoria y jurídicamente es complicada de entender, al menos todo parece indicar que las cantidades pagadas de más en concepto de intereses en los préstamos que existiera cláusula suelo, sí se podrán recuperar desde 2013, que a fecha de hoy suponen casi 2 años, y que en muchos casos resultan cantidades superiores a los 5.000 euros, dado que son los momentos en que más bajo ha estado el Euribor.