building-1149413_1280Desde que el 9 de mayo de 2013 la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo anulase varias ‘cláusulas suelo’ al concluir que la entidad financiera no informó de forma clara y transparente sobre la misma, se han sucedido multitud de reclamaciones por parte de los perjudicados instando a la devolución de las cantidades pagadas por este concepto, logrando en el mejor de los casos su anulación y la devolución parcial o total de los importes satisfechos indebidamente.
 
Debemos recordar que no todas las cláusulas suelo se consideran ilegales pero una vez se ha reconocido este hecho la devolución de los importes satisfechos de más por esta cláusula puede tener efectos fiscales, más concretamente, efectos en el IRPF en la medida en que se hayan incorporado en declaraciones de IRPF anteriores como parte de la base de deducción por inversión en vivienda habitual.
 
El reintegro de las cantidades abonadas de más puede provocar que la base de deducción por vivienda habitual declarada en el IRPF de los ejercicios anteriores no prescritos tenga que ser modificada y, en consecuencia, pueda verse alterada tanto la cantidad deducida en concepto de inversión en vivienda habitual como el resultado de la declaración de IRPF, hecho que puede derivar en una contingencia fiscal.

Para solucionar dicha contingencia fiscal se tendrá que corregir el importe de las deducciones practicadas mediante la presentación de autoliquidaciones complementarias de los ejercicios no prescritos por el importe que se le ha devuelto y que en su día pagó por el préstamo y por el que se aplicó la deducción por adquisición de vivienda habitual.
 
Sin embargo, el recálculo del cuadro de amortización del préstamo no tiene repercusión en el IRPF, ya que parte de la cuota del préstamo abonada en concepto de intereses se entenderá abonada en concepto de amortización, por lo que tanto la amortización como los intereses dan derecho a la deducción que el contribuyente haya podido practicar.
 
Por otra parte, la cantidad percibida en concepto de interés legal desde el vencimiento de cada cuota hasta la fecha de la sentencia tiene carácter indemnizatorio, tributando esta cantidad como ganancia patrimonial del período impositivo en el que se perciban e incluyéndose en la base imponible del ahorro.