vencimiento-clausulaLa cláusula de vencimiento anticipado es aquella cláusula que encontramos en muchas hipotecas por la que se establece que por el impago de un determinado número de cuotas (normalmente una, dos o tres) el banco puede dar por resuelto el contrato y reclamar todo el capital pendiente al cliente hipotecado sin tener que esperar al vencimiento total del préstamo.

En la mayoría de los casos, a partir del año 2010, los juzgados españoles, siguiendo las directrices de normativas europeas y del Tribunal de justicia de la UE, empezaron a declarar nulas este tipo de cláusulas por considerarse abusivas.

Así, personas que en préstamos de más de 20 años llevaban pagados siete u ocho años y dejaban de pagar cuatro o cinco cuotas por un mal momento económico en el contexto de estos últimos años de crisis, el banco pasaba a dar por resuelto todo el préstamo. Estaba claro que se producían situaciones claramente abusivas. Lo cierto es que los tribunales estudiaban la nulidad de estos temas atendiendo a varios criterios, siendo quizá el más importante, el temporal: la duración del préstamo, las cuotas impagadas, el tiempo que se venía pagando…

Finalmente, a través de la ley de protección al deudor hipotecario de 2013, se objetivó con ésta. De esta forma, en el art. 693.2 de la LEC se fijó como mínimo en tres el número de cuotas y meses que debe estar impagado el préstamo para poder darlo por resuelto e iniciar así una ejecución hipotecaria. Esto hace que normalmente los bancos esperen al menos cuatro o cinco meses antes de iniciar la demanda de ejecución. En este sentido, lo que queda claro es que los préstamos que contengan cláusulas de vencimiento anticipado con solo un impago o dos, pueden, a la práctica, considerarse nulas.

Es fácil prever que los préstamos firmados con posterioridad a 2013 ya no contengan la cláusula de vencimiento anticipado del crédito con una sola cuota impagada, pero son muchos los préstamos que se encuentran en esta situación firmados con anterioridad a esta reforma legal. Y la pregunta interesante aquí es: ¿en qué situación quedan estas cláusulas?

Un criterio judicial entiende que si la cláusula es nula, debe tenerse por no puesta. E incluso aunque el banco espere más de dos cuotas a interponer la demanda, dado que la cláusula es como si no existiera, habría que acudir a un procedimiento declarativo nuevo para decretar el vencimiento del préstamo o el juzgado podría seguir estando a los criterios de valoración de cada caso en concreto sin sujeción al 693.2 de la LEC, y podría darse el caso de que alguien con más de medio año impagado, atendiendo a las circunstancias concretas de su caso, no se le diera por vencido el préstamo.

Por otro lado, otro criterio judicial entiende que aunque la cláusula sea nula, si el banco ejecutante se ha esperado (por ejemplo, a ocho meses de impago), la ejecución sigue para adelante y el préstamo puede considerarse por vencido, dado que el incumplimiento de la obligación de pago es grave.

Son diferentes criterios judiciales, algunos más favorables al consumidor que otros. El art. 693.2 de la LEC debería aplicarse sólo cuando se haya convenido según refiere el propio artículo, es decir, cuando exista pacto en la escritura.

Desde JUVIAM entendemos que si la cláusula es nula, no debe entrar estrictamente en aplicación el 693.2 de la LEC, y habrá que tener en cuenta al caso concreto (tiempo pagando versus tiempo de impago), aunque muchos juzgados utilizarán como referencia el linde de las tres cuotas impagadas como mínimo para seguir adelante o no con la ejecución.