puppy-140306_1920En España no existe una regulación que hable sobre la crianza y venta de camadas. Esto ha venido siendo un problema por el aumento de particulares que, sin tener los permisos ni, en muchos casos, las instalaciones adecuadas y necesarias, se dedican a la cría y venta de cachorros.
 
Actualmente, todo aquel que quiera hacerse con un perro tiene tres opciones para poder adquirirlo: acudir a un criadero legal si lo que queremos es que tenga pedigrí o bien a una tienda autorizada de venta de animales domésticos o puede acudir a un centro de acogida de animales.
 
Pero… y la venta entre particulares ¿está permitida? Sí, no existe norma que impida comprar directamente a un particular siempre que este no se dedique a la venta de animales de forma habitual, es decir, debe ser una venta puntual. La explicación es sencilla y es que todo aquel que tenga una actividad económica tiene que declararlo así frente a Hacienda. Esto por lo que se refiere a la parte económica pero centrándonos en la cría y posterior venta de cachorros el problema surge cuando un particular actúa como si fuera un criadero al margen de la legalidad, ¿qué puede suponernos esto?


 
De entrada, las condiciones de los animales seguramente no sean las óptimas, ni se ciñan a las normas recogidas en la legislación autonómica y/o municipal. Los criaderos, de acuerdo con estas normas, se someten a un control que nos será favorable tanto a nosotros como a los animales ya que tienen la obligación de inscribir al animal en el libro correspondiente, deben entregarlo desparasitado y libre de enfermedades con la documentación veterinaria que lo certifique, deben certificar el pedigrí del animal y  nos tienen que entregar la correspondiente factura para posibles reclamaciones posteriores que nos servirá de documento justificativo de la compra y del precio abonado.
 
Por lo tanto, antes de acudir a cualquier particular debemos asegurarnos que el mismo realiza la actividad de forma legal y, si es necesario, exigir la documentación que acredite que es un criadero legal para no tener problemas posteriormente y estar seguros de que se ha criado en buenas condiciones y goza de buena salud para disfrutar de nuestra nueva mascota.