lobby_fbLos lobbies es una figura conocida y habitual en países como Estados Unidos o Reino Unido. En Estados Unidos, hay 15.000 lobbies registrados y éstos facturan aproximadamente 3.500 millones de euros anuales, pero ¿qué es un lobby? La definición es “un grupo de presión”, y pueden ser desde las grandes empresas hasta una pequeña empresa u asociación. Es decir, es un grupo que tiene un interés en un asunto o sector concreto. El lobby no es ilegal ni negativo, siempre y cuando esté regulado.

Aplicando el lobby a la político, los lobbies son aquellos grupos o empresas que presionan a los poderes legislativo y ejecutivo para que la acción de Gobierno sea beneficiosa a sus intereses. Persiguen que se aprueben leyes o reglamentos que los beneficien a ellos o a sus clientes.

Las motivaciones de los lobbies pueden estar dirigidas a beneficiar al interés general o al interés particular, pero también podemos encontrar lobbies que su actividad está vinculada a las ONG’s.

El lobby consiste en hablar con la persona adecuada en el momento adecuado, además también puede consistir en realizar donaciones a los partidos políticos o realizarles favores.  Sin una regulación específica, se favorece que exista corrupción o que se realicen actividades poco éticas, como por ejemplo realizar donaciones clandestinas considerables por grandes empresas con la consecuencia de que una pequeña empresa no podría competir con esa donación. También sin una regulación apropiada algunos lobbies pueden emplear los sobornos o la compra de votos para conseguir sus objetivos.

En Europa se ha calculado que los lobbies mueven más de 1.000 millones de euros anuales. De ahí que se haya creado en Europa un Registro de transparencia de Lobbies, cuya adhesión es de carácter voluntario y se encuentran inscritas empresas como Telefónica, Repsol, Endesa o Mercadona.  También se encuentran inscritas en ese Registro europeo empresas privadas o asociaciones como algunos colegios de abogados españoles.

¿Se han legislado los lobbies en España? La respuesta es que, hasta este momento, España no ha legislado esta figura. Es importante su regulación para evitar actuaciones ilícitas desde el punto de vista de nuestra legislación pero también desde el punto de vista ético, y sobre todo que estas actividades se realicen en la más estricta transparencia.

La inexistencia de regulación no significa que estos grupos de presión no haya estado actuando desde siempre, sino que actuaban sin ninguna legislación que regulara su actividad y le pusiera límites.

Los grandes partidos políticos que se presentaron a las elecciones del pasado 20 de diciembre han incluido en sus programas su intención de regular los lobbies en España, a través de una legislación transparente que regule su actividad, y un registro de los lobbies.